Y por fin llegó el día de la Comunión de Alex. Llevaba tanto tiempo preparándola, tenía que ser una fiesta muy especial e inolvidable.

En primer lugar tuve que encontrar el lugar para la celebración. Quería algo íntimo pero amplio, en el que los niños pudieran estar a sus anchas y disfrutar. No hubo lugar a dudas, un txoko muy espacioso, con parque de bolas infantil, zona de juego para bebés, cama elástica, futbolín y dardos, fue el lugar elegido.

La decoración por la que opté era evidente, Alex iba vestido de marinero, y como no, los motivos náuticos fueron los protagonistas.

Collage mesa dulceUn dulce recibimiento como este, invitaba a quedarse y a formar parte de la fiesta.

Collage Mesa niñosLa mesa de los niños, cerca de la zona de juego.

Collage mesa adultosDe la comida no me tuve que preocupar, un catering se encargo de ella. Todo estaba delicioso.

Collage mesa chuches

Para que los pequeños marineros recobraran fuerzas después de saltar y correr, tenía preparada la zona de dulce abastecimiento.

Collage regalos

El poner todos los regalitos en un carro fue una muy buena idea, ya que Alex personalmente agradeció a todos los invitados su asistencia haciéndoles entrega del detalle recordatorio del evento.

Definitivamente, fue una fiesta entrañable e inolvidable.

No puedo finalizar este post sin agradecer toda la ayuda que he recibido para hacer posible esta celebración.

Lugar: Petit txoko. Catering: Sukalde